top of page
  • Foto del escritorJoseba Etxebarria

La Bestia, el tren de la muerte (1) | México

La Bestia, también conocido como 'el tren de la muerte', es el nombre que se le da a un tren de carga que cruza la República de México desde su frontera sur con Guatemala hasta la de Estados Unidos en el norte. Sin embargo miles de migrantes llegados desde Centroamérica, principalmente de El Salvador, Honduras, Guatemala y Nicaragua, lo abordan cada año en su afán por alcanzar el sueño americano. Más de 2.300 kilómetros de verdadera incertidumbre.


Durante su vuelta al mundo en bicicleta por los Derechos Humanos, el fotógrafo humanitario Joseba Etxebarria pasa dos meses en el primer centro de acogida para migrantes en el sur de México. Junto a los migrantes centroamericanos vivió el momento en que estos suben a La Bestia, o también conocido como el tren de la muerte.


Al resultar tan difícil el acceso a la frontera sur de México, los migrantes deciden arriesgar su vida tomando rutas y medios de transporte realmente peligrosos y fraudulentos que pueden dejarlos a merced del tráfico de personas.


Los puntos de acceso a la ruta de La Bestia desde la frontera sur de México son Tenosique (pasé casi dos meses allí), en el Estado de Tabasco, y Ciudad Hidalgo en el de Chiapas. Los Estados a alcanzar en el norte, Tamaulipas y Sonora.


Se estima que anualmente entre 400.000 y 500.000 migrantes, la mayoría de origen centroamericano, continúan subiéndose a estos trenes arriesgando su vida por alcanzar el llamado "sueño americano". Las principales razones de esta decisión son la precaria situación económica de sus países de origen, las consecuencias de los conflictos civiles, políticos y militares, así como la devastación causada por los desastres naturales, como son los huracanes, tan comunes en la zona, además de las continuas amenazas y extorsión a los que son sometidos por parte de las bandas criminales asentadas en sus territorios de origen.


Aproximadamente el treinta por ciento de los que viajan en los trenes son inmigrantes cíclicos; es decir, son hombres y mujeres que insisten en su regreso a Estados Unidos después de sufrir una deportación o tras un intento fallido.​

La bestia es una de las opciones más viables a la vista de los migrantes, principalmente porque es "gratuito" y porque les permite evitar cuarenta y ocho centros mexicanos de detención, además de numerosos puestos de control de inmigración. Sin embargo el riesgo es muy alto al enfrentarse, especialmente durante la ruta del norte, al asalto, extorsión, amenazas, corrupción, destrucción de documentos, detención sin asesoría legal y actos de agresión sexual.


Las estadísticas, aún siendo muy poco amigo de ellas, dicen que el ochenta por ciento de los inmigrantes serán asaltados y el sesenta por ciento de las mujeres, violadas. Muchos no corren "esa suerte" y son secuestrados o directamente asesinados.

Muchos de los peligros se presentan durante el viaje, ya que a menudo los inmigrantes duermen mientras van encima de los trenes y en ocasiones son despedidos hacia las vías, donde muchos mueren al instante por decapitación, conmoción o hemorragia.


Otros de los peligros que soportan los inmigrantes son provocados por la discriminación y actitudes xenófobas,​ ya que muchas veces son vistos como una molestia que atrae la criminalidad, por lo que cabe recalcar que estos son vulnerables debido a su estatus de indocumentados y la falta de familiaridad con los derechos personales. Esto les convierte en blancos fácil para el acoso y abuso a manos de funcionarios corruptos y bandas criminales, como son los "Zetas" en el Estado de Tamaulipas.


"El Tren de la Muerte" ha sido representado en la literatura, en artículos de prensa y en muchas películas, así como en documentales.



Con ellos compartimos casi dos meses en "La 52", localidad de Tenosique, Estado de Tabasco.



Durante su vuelta al mundo en bicicleta por los Derechos Humanos, el fotógrafo humanitario Joseba Etxebarria pasa dos meses en el primer centro de acogida para migrantes en el sur de México. Junto a los migrantes centroamericanos vivió el momento en que estos suben a La Bestia, o también conocido como el tren de la muerte.


Durante su vuelta al mundo en bicicleta por los Derechos Humanos, el fotógrafo humanitario Joseba Etxebarria pasa dos meses en el primer centro de acogida para migrantes en el sur de México. Junto a los migrantes centroamericanos vivió el momento en que estos suben a La Bestia, o también conocido como el tren de la muerte.

Durante su vuelta al mundo en bicicleta por los Derechos Humanos, el fotógrafo humanitario Joseba Etxebarria pasa dos meses en el primer centro de acogida para migrantes en el sur de México. Junto a los migrantes centroamericanos vivió el momento en que estos suben a La Bestia, o también conocido como el tren de la muerte.

Durante su vuelta al mundo en bicicleta por los Derechos Humanos, el fotógrafo humanitario Joseba Etxebarria pasa dos meses en el primer centro de acogida para migrantes en el sur de México. Junto a los migrantes centroamericanos vivió el momento en que estos suben a La Bestia, o también conocido como el tren de la muerte.

Durante su vuelta al mundo en bicicleta por los Derechos Humanos, el fotógrafo humanitario Joseba Etxebarria pasa dos meses en el primer centro de acogida para migrantes en el sur de México. Junto a los migrantes centroamericanos vivió el momento en que estos suben a La Bestia, o también conocido como el tren de la muerte.

Durante su vuelta al mundo en bicicleta por los Derechos Humanos, el fotógrafo humanitario Joseba Etxebarria pasa dos meses en el primer centro de acogida para migrantes en el sur de México. Junto a los migrantes centroamericanos vivió el momento en que estos suben a La Bestia, o también conocido como el tren de la muerte.

Durante su vuelta al mundo en bicicleta por los Derechos Humanos, el fotógrafo humanitario Joseba Etxebarria pasa dos meses en el primer centro de acogida para migrantes en el sur de México. Junto a los migrantes centroamericanos vivió el momento en que estos suben a La Bestia, o también conocido como el tren de la muerte.

Durante su vuelta al mundo en bicicleta por los Derechos Humanos, el fotógrafo humanitario Joseba Etxebarria pasa dos meses en el primer centro de acogida para migrantes en el sur de México. Junto a los migrantes centroamericanos vivió el momento en que estos suben a La Bestia, o también conocido como el tren de la muerte.

Durante su vuelta al mundo en bicicleta por los Derechos Humanos, el fotógrafo humanitario Joseba Etxebarria pasa dos meses en el primer centro de acogida para migrantes en el sur de México. Junto a los migrantes centroamericanos vivió el momento en que estos suben a La Bestia, o también conocido como el tren de la muerte.

Durante su vuelta al mundo en bicicleta por los Derechos Humanos, el fotógrafo humanitario Joseba Etxebarria pasa dos meses en el primer centro de acogida para migrantes en el sur de México. Junto a los migrantes centroamericanos vivió el momento en que estos suben a La Bestia, o también conocido como el tren de la muerte.

Durante su vuelta al mundo en bicicleta por los Derechos Humanos, el fotógrafo humanitario Joseba Etxebarria pasa dos meses en el primer centro de acogida para migrantes en el sur de México. Junto a los migrantes centroamericanos vivió el momento en que estos suben a La Bestia, o también conocido como el tren de la muerte.

Durante su vuelta al mundo en bicicleta por los Derechos Humanos, el fotógrafo humanitario Joseba Etxebarria pasa dos meses en el primer centro de acogida para migrantes en el sur de México. Junto a los migrantes centroamericanos vivió el momento en que estos suben a La Bestia, o también conocido como el tren de la muerte.

Durante su vuelta al mundo en bicicleta por los Derechos Humanos, el fotógrafo humanitario Joseba Etxebarria pasa dos meses en el primer centro de acogida para migrantes en el sur de México. Junto a los migrantes centroamericanos vivió el momento en que estos suben a La Bestia, o también conocido como el tren de la muerte.

Durante su vuelta al mundo en bicicleta por los Derechos Humanos, el fotógrafo humanitario Joseba Etxebarria pasa dos meses en el primer centro de acogida para migrantes en el sur de México. Junto a los migrantes centroamericanos vivió el momento en que estos suben a La Bestia, o también conocido como el tren de la muerte.

Durante su vuelta al mundo en bicicleta por los Derechos Humanos, el fotógrafo humanitario Joseba Etxebarria pasa dos meses en el primer centro de acogida para migrantes en el sur de México. Junto a los migrantes centroamericanos vivió el momento en que estos suben a La Bestia, o también conocido como el tren de la muerte.

Durante su vuelta al mundo en bicicleta por los Derechos Humanos, el fotógrafo humanitario Joseba Etxebarria pasa dos meses en el primer centro de acogida para migrantes en el sur de México. Junto a los migrantes centroamericanos vivió el momento en que estos suben a La Bestia, o también conocido como el tren de la muerte.

Durante su vuelta al mundo en bicicleta por los Derechos Humanos, el fotógrafo humanitario Joseba Etxebarria pasa dos meses en el primer centro de acogida para migrantes en el sur de México. Junto a los migrantes centroamericanos vivió el momento en que estos suben a La Bestia, o también conocido como el tren de la muerte.

Durante su vuelta al mundo en bicicleta por los Derechos Humanos, el fotógrafo humanitario Joseba Etxebarria pasa dos meses en el primer centro de acogida para migrantes en el sur de México. Junto a los migrantes centroamericanos vivió el momento en que estos suben a La Bestia, o también conocido como el tren de la muerte.


APOYA NUESTRO PROYECTO DE EDUCACIÓN INFANTIL "ALAS PARA EL FUTURO".

A través de Human Gallery financiamos y coordinamos el proyecto de educación infantil Alas para el Futuro. Gracias a la venta de las fotografías expuestas en la galería de Battambang, además de la venta de éstas a través de esta web, cubrimos la escolarización a un grupo de niñas y niñas de primaria de la Comunidad de Banan en la provincia de Battambang, Camboya.
Hay diferentes opciones para apoyar el proyecto de educación infantil: Compra de fotografías directamente en Human Gallery o a través de esta web, además de las donaciones online y en la propia galería. También puedes enviarnos material escolar para los niños y niñas de primaria.
La pobreza, sus consecuencias, son inimaginables. Es imposible asimilar lo que éstas suponen para quienes sufren la carencia absoluta de las cosas más elementales para el desarrollo de sus vidas, más aún si se trata de niños y niñas a quienes, claramente, no les corresponde crecer en esta situación. Si puedes y quieres apoyarnos, te estaremos muy agradecidos. ¡Ánimo con ello!
22.242 visualizaciones

Comentarios


NOTICIAS

Human Gallery - Joseba Etxebarria Photography.png

Horario de apertura: de 9:00 am. a 1:00 pm. y de 3:00 pm. a 5:00 pm. de lunes a sábado  (Domingo cerrado).

 

Human Gallery destina el 20% de la venta de las fotografías expuestas en ella, al igual que las publicadas en las diferentes series de esta web, a nuestro proyecto de educación infantil Alas para el futuro.

DISEÑO GRÁFICO

bottom of page